GuidePedia

0


El verano ha terminado. Ahora toca volver al trabajo, a la rutina, planificar el otoño,... y con ello, tenemos que volver a cuidar tanto nuestra piel como nuestro pelo. El verano provoca tanto en la piel como en el cabello deshidratación, sequedad y tirantez, debido a las altas temperaturas a las que nos exponemos y a la presencia del sol.

¿Cómo arreglamos los daños en nuestra piel después del verano? Para la piel vamos a seguir tres sencillos pasos: exfoliar, para eliminar todas las células muertas de nuestro cuerpo que provocan esa sequedad tan incómoda; nutrir y reparar, la exposición al sol es más que probable que haya dañado nuestra piel, por lo que tenemos que aplicarnos cremas que la nutran una vez esté limpia de células muertas; y por último hidratar, el sol deshidrata mucho la piel, por ello hay que rehidratarla con cremas específicas para nuestra piel tanto de día como de noche y después de las duchas. Por otra parte, si nos han salido manchas en la piel, lo más recomendable es acudir al médico cuanto antes para evitar innecesarios riesgos.

¿Cómo arreglamos los daños en nuestro cabello después del verano? La mejor forma de sanear el cabello es cortar por lo sano, pero si nos gusta el largo de nuestro cabello podemos aplicar tanto mascarillas hidratantes y nutritivas específicas para nuestro tipo de cabello como serums para reparar las puntas abiertas.

Publicar un comentario

 
Top