GuidePedia

0
traducciones chino


La idea errónea de que traducir es sustituir, palabra por palabra, una frase de un idioma a otro es uno de los fallos que más caro se puede pagar cuando se trata de exportar una compañía o marca de un país a otro. La era de la globalización ha invitado a muchas empresas a expandirse, pero por el camino se han producido algunas aberraciones al obviar que para posicionarse en un entorno hay que tener en cuenta muchos más factores que su idioma.

Y es que a la hora de presentar una marca hay que tener en cuenta las costumbres y tradiciones de esa sociedad, los gustos del mercado, la idiosincrasia y el imaginario colectivo del público al que se pretende alcanzar. Y conocer todo eso es obligación del equipo de traducción, en continuo contacto con el de marketing. Traducir consiste en trasladar una idea, un significado, lo que hace la tarea especialmente complicada cuando se trabaja en entornos con diferencias culturales marcadas.

Es el caso de China, donde el crecimiento de su mercado en los últimos años ha hecho que las grandes empresas, y cada vez más pymes, europeas y americanas hayan querido entrar en su mercado pero no siempre han acertado a la hora de llevar a cabo la traducción al chino de sus lemas publicitarios, las descripciones corporativas, los textos de la web…

Normalmente la estrategia de marketing de las grandes empresas pasa por mantener los mismos eslóganes con el objetivo de respetar al máximo su identidad corporativa y no perder posicionamiento. Se conservan las frases pegadizas pensadas para enganchar al público, los colores del packaging e incluso se trata de repetir la estrategia publicitaria, a pesar de que muchos de los anuncios tanto en prensa como los spots televisivos apelan al humor, una de las características más culturales que existen. Error.

Y así, la traducción literal ha dejado ejemplos de manual de cómo no hacer las cosas a la hora de entrar en el mercado chino. Una de los casos que más ha dado que hablar ha sido el de la marca Pepsi y su eslogan ‘Vuelve a la vida con la generación Pepsi’ (‘Come Alive! You’re in the Pepsi Generation’), traducido en China como ‘Vuelve a la vida con Pepsi’ (‘Come alive with Pepsi’), con el consiguiente malentendido al traducirlo tanto al dialecto mandarín como a cantonés, donde el significado venía a ser, en lugares como Taiwán, algo como ‘Pepsi trae a tus antepasados de la tumba’.

Pero no es el único error garrafal que una mala traducción al chino ha dejado. Otro de los ejemplos que siempre se estudian en los cursos de marketing es el de Kentucky Fried Chicken (KFC). Cuando la famosa cadena de pollo frito abrió en 1987 su primer restaurante en China tradujeron el lema “Para chuparse los dedos” por el tan poco sugerente “Nos vamos a comer tus dedos”.

El nombre de la marca también puede causar problemas -y en este caso, son más difíciles de solucionar, ya que la denominación no es tan sencilla de cambiar-. Cuando Coca-Cola llegó a China el nombre de la marca se comenzó a pronunciar como ‘Ke-kou-ke-la, lo que en algunos dialectos significa ‘Muerde el renacuajo de cera’ o ‘Yegua rellena de cera’. En este caso como decíamos no se trata de una mala traducción al chino sino de una imprevista casualidad al pronunciar una palabra en otro idioma.

¿Cómo empresas del tamaño de Pepsi y KFC pueden cometer errores de tal calibre? ¿Nadie revisa los textos y se da cuenta del sinsentido del mensaje resultante? Obviamente, es fácil ver el error al poner las frases en español, pero no es tan sencillo cuando se pasa del inglés original al chino mandarín.

Y es que además hay que tener en cuenta que aunque las traducciones suelen hacerse al chino estándar, esos mensajes llegan a los muchos dialectos chinos que existen, lo que hace complicado unificar la marca y reducirla a una sola sentencia si no se conoce en profundidad la cultura y el idioma del país asiático.

No es lógico encontrar fallos de este calibre en empresas de este tamaño, pero los errores de traducción o de adaptación de una marca en un nuevo mercado ocurren todos los días. De ahí la importancia de contar con un servicio profesional de traducción al chino si no se quiere perder mucho dinero y tirar por la borda la estrategia de entrada en un nuevo mercado.

Fuente: Haike Group Traducciones

Publicar un comentario

 
Top