Tu resistencia física podrá verse mermada una vez pases de los 40 años, ya que no tendrás el mismo aguante que antes, produciéndose un declive totalmente absoluto si comparas lo que hacías antes y lo que haces ahora. No deberá parecerte mal ni tampoco agobiarte. Cada persona, simplemente, va a un ritmo diferente.

No dejes que eso te influya. Se consecuente y busca atención médica profesional para mejorar tu dieta y también para conseguir obtener más energía de suplementos alimenticios que podrán aportarte todo lo que necesites. No caigas en la administración de vitaminas sin el consejo médico.

Intenta siempre realizar caminatas, varias veces al día para poder ejercitar tus músculos y evitar todo tipo de problemas como la artritis o también las dolencias de espalda. Observa como te sientes ante cada ejercicio. Si no tienes problemas de rodillas, puedes montar en bici varias veces por semana. Si no padeces del corazón, siempre podrás hacer fitness o cardio fitness y saldrás ganando.