GuidePedia

0

Hay diferentes formas de decir que no, de forma amable y muy sincera. Algunas veces no hace falta herir a nadie, sino que es mejor confiar en la propia intuición para decir una opinión. Intenta no ser demasiado rudo, aunque tampoco complaciente.

Comienza declarando tu opinión y posteriormente, todo irá mejor, te irás soltando y te sentirás mucho más cómodo que si guardas la tensión en tu mente. Ya que eso provocaría mucho más nerviosismo y tendencia a la violencia. Asume tus errores así como tu personalidad, para que así puedas ser mucho más espontáneo con los demás.

El siguiente paso, será decir sin tapujo que la idea no te convence, argumentando todas tus decisiones, de esta manera lograrás crear en tu oyente una imagen mucho más sólida y fuerte. No dejes que la negatividad se instaure en tu cerebro, pensando siempre en los sucesos positivos. ¿Has probado a imponerte de ese modo alguna vez?


Publicar un comentario

 
Top